viernes, 18 de enero de 2013

Escultura comestible, escultura efímera

En el arte, todo es válido, al parecer. Y cuando descubrimos "deliciosas" esculturas entramos en el dilema de si nos dará tristeza servirnos una porción en nuestro plato... o no.

Ninguna de estas tortas (o esculturas comestibles) son de las de los trucos de photoshop que circulan en archivos de power point con claras intenciones de engañar. Esta es, realmente, repostería de autor, y de todas partes del mundo.

Y los ingredientes para hacerlas, varían. De bizcochuelo, de azúcar, de chocolate, de pasta de goma, de pastillaje, de queso, de mantequilla... La consigna es una sola: que toda, absolutamente toda la obra se pueda comer.

Pedimos disculpas por hacer, esta vez, una nota tan extensa en fotos. Pero estamos seguros de que, como a nosotros, cada imagen ampliada les deleitará grandemente.

Esculturas de chocolate








Bellísimas obras en pastillaje



También para delicia de los más jóvenes


Los detalles son admirables


Esculturas de queso








Esculturas de chocolate blanco


Esculturas de mantequilla






Tortas con formas de animales




 Varios
















Y el ganador es...


Perfecta!


1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar