jueves, 29 de diciembre de 2011

El arte como protesta

El arte, en sus innúmeras manifestaciones, ha sido también utilizado por los artistas, los pueblos y la historia como vibrantes medios de protesta.

Como un pequeñísimo muestrario de obras de distintas épocas y lugares del mundo, aquí presentamos algunos ejemplos de esculturas, pinturas e instalaciones impactantes, que parecen conseguir su cometido de llamar la atención, causar rechazo o sumar adeptos a la causa, según el tema.

No olvidar que pinchando sobre las imágenes se amplían para apreciarlas mejor.

La famosa y genial obra de Leon Ferrari, "Civilización", en el Museo Malba de la ciudad de Buenos Aires, Argentina, es una fantástica escultura que logra conmover, y el espectador puede ver en ella lo que necesita mirar: una civilización que se va a pique por falta de espiritualidad, o el fin de las religiones, o la piedad hacia los que combaten, todo es tan subjetivo que se presta a muchas interpretaciones.



Más atrás en el tiempo, Ernesto de la Cárcova nos sacude con su "Sin pan y sin trabajo" (Museo de Bellas Artes, Buenos Aires, Argentina), como las primeras manifestaciones pictóricas a favor de las huelgas.



Más reciente, frente al Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México, una instalación humana forma la palabra "Basta", constituida por personas bañadas en pintura roja, conformando así un ambiente altamente dramático y en toda su crueldad, en contra de la matanza de toros en las tradicionales corridas.





Takeshi Kawano, escultor japonés, nos presenta sus finísimas obras en donde busca estremecernos y alertarnos ante el peligro del calentamiento global y la extinción de las especies.



El inolvidable Ricardo Carpani, argentino, fue un ícono de la protesta de la mano del arte en los duros tiempos argentinos de la represión militar.





En el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires se encuentra la magnífica obra "El esclavo", de Juan Carlos Distéfano, quien afirma que "La escultura es como un matrimonio de décadas: uno protesta, pero sigue"



Jason Clay Lewis ha creado a “Drill Baby”, un niño fabricado con goma de vinilo, mohair, pintura al óleo, yeso y armadura de aluminio, un bebe recién nacido hiperrealista que parece dormir feliz e inocentemente, pero las imágenes tatuadas en su cuerpo nos cuentan de la protesta en contra del derrame de petroleo en las costas del Golfo de México.



En Sevilla, España, manifestaciones a favor de un "sueldo digno" que incluya vacaciones y festivos, ha hecho que los modelos vivos demanden en las calles contra las empresas subcontratistas y la contratación con carácter indefinido y sus servicios durante varios años, formando artísticas composiciones con ellos mismos, encerrados en plástico transparente.



Shepard Fairey, con su obra "Ay, qué bonito es ver volar pájaros", con los oaxaqueños de Lapiztola hacen a través del cartel y algunas otras expresiones asociadas con el arte callejero una fuerte y necesaria denuncia del estado en que viven sus paisanos oaxaqueños, quienes son afectados durante décadas de mal gobierno y pocos avances en materia de derechos humanos, transparencia y legalidad.



La organización Anima Naturalis ha denunciado la crueldad animal que esconde la alimentación instalando en el centro de Valencia y de Barcelona un plato gigante de carne humana, representado por un activista desnudo acompañado de una guarnición de verdura. La performance ha ido acompañada de una pancarta en la que se podía leer ¿Cuánta crueldad eres capaz de tragar?, y el reparto de folletos a los ciudadanos, quienes no están suficientemente informados sobre la agonía que sufren los animales hasta llegar al plato, algo que se puede cambiar modificando los hábitos alimenticios.



También en la historia del arte, el maestro Antonio Berni nos dejó obras de gran tamaño con el tema de las protestas obreras y las expresiones de desesperanza y de dolor de los trabajadores en lucha.



Entre las protestas más recientes, en Copenhague, Dinamarca, también cobró por momentos forma de arte contra la corrupción política, mostrando un gigantesco avestruz que esconde su cabeza dentro del mundo, sin querer verlo.



El artista español Enrique Marty presenta en la ciudad de Mannheim, suroeste de Alemania, un alegato contra el fanatismo a través de una exposición que incluye óleos, vídeo instalaciones y una "espiral anatómica" con más de 80 esculturas. reproducciones de él mismo.



Y dejamos para el final una de las más horrorosas formas de protesta a través del arte, en contra la gran cantidad de muertes diarias de niños por el hambre y las guerras, en la instalación de Maurizio Cattelan en una plaza de Milano, Italia. Algo que resultó tan chocante y cruel que a todas luces cumplió con su cometido, de momento que las voces de los ciudadanos, impresionados, obligaron a retirar la instalación, considerándola "cínica, destructiva e insolente". Pero para su autor, sólo fue una muestra corpórea de la realidad...


No hay comentarios:

Publicar un comentario